El Blog

PARTE DOS

Para la mayoría de los analistas políticos, la noticia de hoy es la segunda vuelta presidencial.  Un acontecimiento que tendrá lugar el 15 de diciembre y definirá a la próxima presidenta de Chile. Mirado desde la perspectiva macro, tienen razón. Sin embargo, la elección realizada ayer deja al descubierto una serie de otros hechos no menos importantes.

El primero, que la democracia chilena tiene eslabones que no encajan y que la hacen padecer de una debilidad crónica. Que el 44% de los electores no emita su opinión, es un hecho que no debe pasar inadvertido. Y que el compromiso en cuanto a cumplir con un deber cívico tan importante lo asuman de preferencia los mayores de 40 años, es decidor.  Demostrativo de que algo está fallando. Que deja en claro un desinterés que, generalmente, es justificado con una frase breve: “No me interesa la política”. ¿Y qué es la política para estas personas? Pareciera que sólo el ejercicio de votar.  De escuchar a los dirigentes de Partido con sus monsergas de promesas, de descalificaciones.  La política es mucho más que eso. Y si el elector potencial que no hace uso de su derecho tiene  esa pobre visión, quiere decir que renuncia a la justificación primera de la democracia: el poder reside en el pueblo, en las y los ciudadanos. Abdicar voluntariamente a ello es dejar abierta una puerta inmensa a los abusos. Es como asumir que las leyes del mercado manejan también la democracia. Es aceptar, sin reclamo, la manipulación que el poder ejerce sobre los ciudadanos.

Posiblemente nuestro afán de copiar experiencias ajenas nos ha llevado hasta aquí. Está claro ya que el voto voluntario no puede aplicarse en una sociedad cuyo compromiso con la vida en comunidad aún no llega a respetar los derechos del otro.  En que recién empieza a reconocer que la limpieza de las calles no es sólo responsabilidad de los trabajadores encargados de la basura. En el que una dictadura suprimió las clases de Educación Cívica, y la democracia no devolvió elementos centrales como ese a los planes de estudio. Un país en el que la derecha cree que los jueces son de izquierda. Y, a menudo, uno ve que quienes tienen poder -económico o político- son tratados por la Justicia de manera muy diferentes al ciudadano común o al pobre de solemnidad.

Esto de copiar nos llevará a males que hoy se han transformado en endémicos en otras latitudes. Tal como la obesidad que hoy amenaza a nuestras generaciones jóvenes y que es pandemia en los Estados Unidos, nuestro espejo. Allá el sistema funciona de otra manera.  Y, a pesar de ser los creadores de la democracia de que hoy nos ufanamos, la participación ciudadana en la designación de sus autoridades políticas es más bien mínima.

La elección de ayer también nos deja certezas.  No podemos sentirnos orgullosos de una democracia creada por una dictadura. En que el propio sistema electoral no respeta la voluntad ciudadana.  Senadores y diputados electos no necesariamente fueron los más votados. Y eso conspira contra el efecto real de la participación electoral.  Pero también es una traba insalvable para hacer cambios a nuestra institucionalidad. Los quórum exigidos para las reformas son inalcanzables sin el apoyo de quienes se verán afectados.  Y eso es una trampa que la democracia no debería soportar.  Esta es una responsabilidad política en que ningún sector está en condiciones de alegar inocencia. La derecha, por negarse a avanzar hacia un cambio necesario, y el resto, por no hacer los esfuerzos suficientes para lograr consensos que no sólo involucren a los partidos políticos. Finalmente, la ciudadanía también tiene algo que decir.

El 15 de diciembre se desarrollará la segunda parte de esta trama. Quien resulte electa enfrentará desafíos importantes.  Provendrán de una sociedad que claramente da muestras de agotamiento.  Las huelgas son prueba de ello, al igual que las protestas ciudadanas y hasta el preferir la playa o el esparcimiento antes que ejercer el derecho a elegir.

Desde hoy hasta que llegue ese día, seremos testigos de momentos tensos.  La diferencia de votos entre Michelle Bachelet (3.070.012 sufragios, 46,67%) y Evelyn Matthei (1.645.271 sufragios, 25,01%) parece irremontable. Y eso hace presumir acciones creativas y/o muy desesperadas. En cualquier caso, asistiremos a días que recordarán las épocas más emblemáticas de la Guerra Fría. El comunismo será execrado y la Democracia Cristiana recibirá ofertas tentadoras. Todo en un escenario en que las contradicciones entre Dios y el ateísmo serán mostradas de la manera burda que impone una campaña de menos de un mes.

Este magno esfuerzo de diferenciación será otro exceso de fuegos de artificio comunicacionales.  Cualquiera de las dos alternativas que se imponga el 15 no ofrecerá sorpresas que cambien la vida del país.  Sin embargo, en el mes que se avecina ojalá los chilenos podamos ser testigos de propuestas que diferencien posiciones.  Que la derecha y sus contendores muestren proyectos distintos.  Tal vez eso pueda ser el inicio de una política que reencante al ciudadano. Porque está claro que más de lo mismo sólo traerá decepción.  Y la decepción en política significa malestar, insatisfacción por expectativas no cumplidas, frustración y la convicción de que todo el tinglado institucional está hecho para beneficiar sólo a unos pocos. Algo así como una democracia tramposa.

4 Responses to “PARTE DOS”

  1. Antonio Bentué dijo:

    Estimado Wilson:
    Como siempre, acabo de leer tu nuevo Aporte, al día siguiente de la votación Y comparto tanto tus críticas como tus llamados (democráticos). Una frase tuya me suscitó mandarte este pequeño texto de un m{istico “Sufí” musulmáns del siglo XIII, JAkim Jami. Decía: “La justicia y la equidad y no la religión o el ateísmo es lo que se necesita para la protección del Estado”. Texto místico que cuadra con el de otro místico (el Jesús cristiano del evangelio de Mateo) cuando, preguntado sobre cómo el ser humano puede sintonizar con lo que Dios es: “Y cuándo te vimos…? El “hijo de hombre” responde: “Siempre que solidarizaron compasivamente con los marginados, me conocieron” (Mateo 25, 40ss). En la misma línea se pronunció el Concilio Vaticano II, en su Constitución sobre Iglesia y mundo, al expresar: “En todos los hombres de Buena voluntad está la Gracia (=está Dios) de una manera invisible (= obviamente Dios siempre es invisible, aquí se refiere a que Dios está aunque no haya “visibilidad sacramental” alguna, siempre que haya Buena voluntad (Gaudium et Spes n. 22 al final; es la eudokía de que habla Lucas poniendo en boca de los ángeles: Paz a los hombres de Buena voluntad” (Lc 2,14), y también en otro pasaje. No has revelado estas cosas a los sabios y entendidos, sino a los sencillos…por su Buena voluntad” (Lc 10,21)..
    Recibe este sencillo comentario, ojala de “buena voluntad!, y ojala veas que eres leído con interés en tus Aportes! Animo!

    Con afecto,
    Antonio Bentué

  2. Enrique dijo:

    Algo que debería ser una fiesta la han convertido en calvario ciudadano, y una farándula de la clase política. Se chingaron dijo el mandamás RN, por esto de la segunda vuelta. Parisi le dijo a su archi rival : Que una persona mala no puede ser pdte de Chile. El nivel político de los políticos, es patético. Bachelet por su lado, nada dice : En boca cerrada no entran moscas. A estos infelices, los han despojado hasta de la capacidad de hablar, y de expresarse políticamente. Hay quienes me desmienten, pero yo les digo que estos son remanentes desde tiempos de la dictadura. De aquellos tiempos cuando se nos transmitía por bandos militares. Hablar de política estaba estrictamente prohibido. La izquierda al parecer se olvidó de eso del contexto, de la palabra hablada y escrita. Fue tan violenta la cura que la dictadura administró a la elocuencia, que aquellos que hicieron su escuela en democracia plena, se confunden y creen que también los afecta el síndrome del modelo “educativo” actual. El del lucro, y la ignorancia. Todos estamos afectados, aunque somos de diferentes generaciones. Pero creemos que somos todos una manga de vulgares, e ignorantes. Nos hemos contagiado de ignorancia, esta, esparcida por la derecha pinochetista que aún persiste en su empeño de idiotizarnos. Al parecer lo logró. Este país no tiene remedio en ese aspecto. Los tiempos en que la educación era financiada por todos, y para todos, en que esta era un derecho, y no un mercado, jamás volverán. Aunque todo se revirtiera, de nada serviría, los chilenos hemos sido embrutecidos en la ignorancia y en la mediocridad, que ni siquera entendemos la política. El el país de los ciegos el tuerto es rey.
    Nos habíamos hecho la esperanza de una nueva derecha; Pero C .Larraín en su exquisito idioma nos dice : Se chingaron! Y nuevamente el pinochetismo se rehace, en esta parte dos. Era eso lo que necesitaban, un respiro después del vendaval. Alguién escribio que el mandamás RN debia proveerse de una brújula, pues en política andaba mas perdido que el teniente Bello. Que no es cuestión de ser ladino. Además su estilo cae como bomba, entre los chilenos que han sido del campo, su modo de los huasos ricachones, cuando salían a apalear, y matar campesinos en eso de la reforma agraria. Ahora resulta que los militantes del partido que impulsó esa reforma agraria, ( DC ) se quieren aliar con el partidos de los huasos ricachones como Larraín. Estos recuerdos los tuve adormecidos en mi conciencia por mas de cuarenta años, hasta aquel día en el congreso, cuando la derecha pierde la votación acerca de la acusación constitucional contra el ministro Beyer, Larraín dijo : La calle no nos va ganar…Ahí lo dijo todo, la derecha en una cascara de nuez.
    En definitiva, la política se ha hecho tan mediocre porque todos los políticos aún vigentes fueron hechos en dictadura, los mas jóvenes son un libro sin abrir aún, pero fueron educados en el modelo pos pinochetista, el modelo que la mayoría parece querer desmontar…..

  3. Hernán dijo:

    Interesante tema, cuyas causas, en mi opinión le son inconfesables a muchos.
    en primer lugar, prefiero colocar el hecho de que según el SERVEL, hubo 6.691.840 votos emitidos, de los cuales se consideraron válidos 6.576.948. El universo electoral es de 13.573.143, por lo tanto el porcentaje de votos emitidos, incluyendo nulos y blancos, es de 49,3%. Si consideramos solamente los votos válidamente emitidos, esto es sin contar los blancos ni los nulos, el resultado es algo peor: 48,5%.

    En buen castellano, al contrario de lo “informado” por la mayoría de los medios de difusión, dejó de votar más del 50% del padrón electoral.

    Es cierto que la mayoría de los chilenos no está muy apegada a la política y no es menos cierto que en gran parte se debe al esfuerzo que en ese sentido hacen nuestros próceres profesionales, pero en mi opinión, el interés por la política se reduce fuertemente cuando los estómagos están satisfechos. Muy especialmente entre los jóvenes menores de 40 años. Son precisamente estos jóvenes los que no conocieron ni conocen el Chile de los primeros 70 años del siglo pasado. ellos nacieron en una abundancia desconocida para nosotros, los viejos.

    Esta reacción no es exclusiva de los chilenos, sino de los seres humanos en general. Y no es necesario ir muy lejos para comprobarlo. Hagamos que la incomodidad, las dificultades o hasta el hambre se apodere de una parte importante de la población, esperemos inútilmente que den resultados los reclamos y “movimientos sociales” y tendremos la polarización política instalada ad portas de la violencia de un lado, del otro o de ambos.

    Quienes están satisfechos o medianamente satisfechos en cambio, podrán recurrir a la violencia pero no a la política, pues ésta no parece resolver problemas sino que más bien crearlos, muy especialmente cuando lo único que demuestra a ojos vista esa “sacra práctica”, es enfrentamientos y engaños vía expectativas o promesas.

    Recordemos que cada generación necesita aprender con su propia experiencia. Para la inmensa mayoría de los jóvenes, la historia es experiencia ajena, propia de los viejos que han “mostrado” que no sirven para nada y por eso mismo, tampoco aquella sirve para aprender.

    Un abrazo.

  4. Enrique dijo:

    El efecto de la poca credibilidad en lo refrente a las campañas del terror, lanzadas por la derecha se vuelve a hacer sentir, despues de mas de veinte años. Ahora es la historiadora Sta Cruz la de la maniobra, en todo caso, bien elegida tacticamente para tal maniobra. Este tipo de personas, si bien son activistas, agitadores para este propósito, no ponen en juego ningún capital político, si bien se exponen en lo profesional. Que instituto, o academía, confiaría en los servicios de tal historiadora? Esto es un caso de ingenería política, en cuanto a campaña del terror.
    Los que tienen sus dias contados como políticos son : la candidata, y el elegido senador Moreira. Ellos si que exponen su credibilidad. Aunque el segundo fue elegido con el voto duro de a UDI ; Al igual que una erección, hasta cuando será “duro”?
    La UDI es un partido que entra en fase de crisis, en sincronización con RN, o por inercia. Que mas inercia que el parapetamiento de la UDI en el veto político? Si hubiera que comparar, la UDI es homóloga con la Sta Inquisición, y el clero medieval.
    La pasada de cuenta a Horvath viene después de las elecciones; Pero como el resultado promete ser desastroso, Horvath se llevaría a unos cuantos a algún nuevo bloque ( para él..), pero viejo para nosotros, NM!…Pero aquí hay algo interesante, aunque no siga siendo RN por expulsión, tendría enormes posibilidades de hacer política en su región, y porque no? La posiblidad de hacer una partido regionalista de derecha?…Como se puede ver, esta pirueta política podría terminar en doble salto mortal!
    Piñera, mientras esté Larraín al frente de RN, no tiene muchas posibiidades de tomársela. Y si en una de esas a Larraín le dá un infarto, bueno ahí estaría el Cote Ossandón para salirle al paso…No se ve por donde Piñera haga política como independiente. Como se puede ver, tal como el rey Midas, todo lo que toca se convierte en mierd…perdón, oro !…

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes