El Blog

SUBDESARROLLO Y SOBERBIA

Pese a nuestro autoenvaneciemiento, los males del subdesarrollo no nos dejan. Y ello no es consecuencia solo de ausencia de medios intelectuales o económicos, ambos escasos. A menudo a esto se suma una mirada conservadora, retrógrada y autosuficiente para analizar la realidad en que nos ha tocado vivir. Para muchos estas son, precisamente, manifestaciones del subdesarrollo. Que además vienen acompañadas de desafíos propios de la época, como cambios valóricos, que ahondan las dificultades. Una mirada así de somera bastaría para sostener que es nuestro destino. Y que ya es mucho lo que hemos hecho con lo poco que tenemos.

De quedarnos con esta explicación, sería una nueva manifestación de soberbia.  Por inepcia, descuido, pereza, egoísmo, hemos dejado ir oportunidades que se nos presentaron en el pasado.  Hoy pretendemos culpar al contrincante político de todos los males. El objetivo no es resolver los problemas, sino conseguir el poder……y seguir en lo mismo.

En la actualidad nos hallamos preocupados de desacreditar las reformas estructurales que impulsa el Gobierno, si somos de oposición.  Y las tildamos de improvisadas, insuficientes, dañinas. Incluso se las descalifica por ser discriminatorias. Si se es de gobierno, la pregunta obvia resulta ser: ¿Y por qué nos las hizo el gobierno de derecha anterior al actual, ya que reconocen que son  necesarias? La misma pregunta se le podría hacer a quienes hoy forman la Nueva Mayoría y que antes integraron la Concertación.

En definitiva, la discusión  se traba y las reformas van siendo podadas para que queden lo más adecuadas posible al sentir del poder.  Sin embargo,  resulta evidente que estamos atrasados. Que nuestra definición por el crecimiento ha sido sobrepasada. Por ejemplo, en la OCDE seguimos siendo el penúltimo país en materia de tributación. Eso, a pesar de la reforma. En cuanto a calidad de la educación, no estamos muchos mejor. Con un agravante, buena parte de los países más desarrollados de la organización tienen a la educación como un compromiso del Estado, pero no como negocio.  Por lo tanto, la gratuidad corre para las instituciones estatales. Si los privados lucran en el rubro, el dinero del erario nacional no incrementa sus ganancias.

Algo está pasando aquí que las cosas se confunden. La democracia parece haber sido entendida, después de la dictadura, como un sistema en que todo debe realizarse a través de acuerdos.  Y si bien eso es lo deseable, no puede ser una imposición que trabe el avance del país. Sobre todo si se cree, por ejemplo, que el mercado tiene leyes insoslayables. La verdad es que hemos sido testigos de cómo un mercado sin regulaciones -o sin fiscalización férrea- se transforma en la jungla.  Y allí, sabemos, se impone el más fuerte.

Hemos sido testigos privilegiados del cambio que trajo la globalización. El término de la pugna entre capitalismo y socialismo parece haber influido en una profundización de cambios valóricos. Situación que acaece cuando se hace evidente la aparición de nuevos paradigmas que tendrán que traer su propia estructura valórica que profundizará la ética que hemos conocido o la remozará.  Son interrogantes que aún permanecen.

Mientras tanto, nuevos desafíos pondrán a prueba nuestra capacidad de reacción. Ya tenemos con nosotros el problema del envejecimiento de la población.  Y seguimos sin poner coto al latrocinio que significan las AFP. La gran mayoría de nuestros viejos están expuestos a pensiones miserables. Como se presentan las cosas hoy, el futuro será aún más aterrador. De acuerdo a las proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), para 2020 el promedio de vida de los chilenos estará en 79,9 años. Hoy, el 16,7% de la población tiene más de 60 años.  Y la relación actual con los menores de 15 años es de un adulto mayor por cada dos adolescentes. Tal proporción cambiará en el mismo sentido que ha ido variando desde los años 60. Las estadísticas señalan que para 2025, en Chile habrá 103 personas de más de 60 años por cada 100 menores de 15 años. ¿Estamos preparados para enfrentar tal realidad? La respuesta categórica es no.

Nuestro acercamiento a áreas tan importantes como la investigación, es una deuda que se arrastra. Y ya hemos perdido oportunidades valiosas. Inclusos nuestros controles para saber qué es lo que los intermediarios importan, son escasos y muy poco confiables.  Recientemente, en Brasil, se produjo un  chequeo de automóviles que se comercializan en América Latina. Entre los peores evaluados estuvieron modelos que se venden en Chile, de marcas como Hyundai, Toyota, Kia. En general, los estándares de seguridad y equipamiento están lejos de los que se exigen en Europa y países desarrollados.  Sin embargo, los precios de venta al público aquí son muy superiores.

Males del subdesarrollo, sin duda. Males fácilmente atribuibles a la codicia de empresarios inescrupulosos que hasta se coluden para elevar sus márgenes de ganancia. Pero aquí también hay responsabilidad de las autoridades políticas. Aquellas que creen que la democracia puede existir confiando solo en la buena intención de quienes operan en el mercado.  Tal creencia, más que  un mal del subdesarrollo parece una gran hipocresía.

5 Responses to “SUBDESARROLLO Y SOBERBIA”

  1. Chile desde sus comienzos, como sociedad semifeudal pasó al capitalismo a mediados del siglo XIX ,con la sociedad de los estanqueros, siendo el desarrollo progresivo, hasta lo que conocíamos como sociedad de bienestar social, proyecto iniciado con P.A. Cerda, y que nunca fue finiquitado a su pleno desarrollo, a diferencia de los países desarrollados en los años 70.
    Es eso lo que hay en la memoria de los que aún viven y nacieron en los 30-40 del pasado siglo, y es eso lo que hoy nos pena?
    Pero que pasa, con las jóvenes generaciones? Ellos no conocieron ese modelo, de oídas saben que eso fue la peste, dictado por los ideólogos del actual modelo. Es lo único que conocen o saben. El Chile que ellos viven y conocen, es una empresa corporativa, dicho en forma más despectiva, un bazar.
    Pero aquí hay un problema de profundidad y contenido abismante, cuando nos enfrentamos con la cotidiana realidad. Y es que en la practica no tenemos nación, somos una especie de allegados o inquilinos, de algo que no se pude definir como nación. Con las reglas de quienes ejercen el derecho de propiedad, sobre algo que no se ouede llamar nación, o estado de derecho.
    Esta es la paradoja o incongruencia de aquellos que nos azuzan contra nuestros vecinos del entorno, invocando a un patrioterismo grotesco, De cual nación nos hablan?
    Que lo explíciten claramente, que ya va siendo hora de que lo hagan. Que sí el ejercito es una institución para defender los intereses de los chilenos o estar contra ellos. Mas aun ahora que se observan brotes de corrupción y narcotrafico en su interior.
    A entender de la mayoría, la principal responsabilidad la tiene el duopolio empresariado-clase política, primero por la derecha con el dictador a la cabeza, y posteriormente con la concertación-NM por la centroizquierda. En ambos papeles estaría involucrada la DC, de eso no cabe la menor duda.
    Al final lo que nos queda es solo subdesarrollo y soberbia, de no querer transformar la constitución de acuerdo a las necesidades de Chile como nación, en pos de la unidad contra los enemigos internos, y los posibles enemigos externos.
    Esa es la inevitable conclusión que sale de las palabras del columnista. Si es que lo he mal entendido, les ruego lo hagan saber….

  2. 2016 : seguirán rebotando los temas?..
    Que hacer cuando los temas rebotan una y otra vez? Estudiando la trayectoria de una pelota sobre la pared, constatamos que para mantenerla en el aire en la dirección requerida sin perderla, debemos aumentar la velocidad y la precisión y por ende la fuerza.
    Los temas vuelven una y otra vez y rebotan desde el 2006, desde el mov de los pinguinos, es decir nueve años, y todavía estamos en veremos.
    La reforma a la educación, al sistema tributario, a la constitución, al frente laboral. Todas estas nos rebotan con reiteración, y hasta la saciedad. Nutriendose de nuevos perfiles, como la deslegitimación de los poderes del estado y sus instituciones.
    La paradoja, es que el país sigue andando a pesar de los despropósitos, aun queda energía para que no se detenga y colapse. La inercia en política y economía, pero aún así tenderá a detenerse, muchos temen.
    Porqué? Las masas que mueven el país no sienten nínguna conexión con la clase política después de constatar en la practica que esta a la vez, no tiene el más mínimo interes de conexión con el electorado, para qué? Si estos aún viven en dictadura, aunque ellos dicen que es democracia.
    Le podríamos dar vueltas y revueltas al asunto, pero es así, inamovible. Cada vez que el pueblo sale a la calle con sus exigencias y pancartas, los políticos se repliegan a capear la tormenta. Desde el 2006 lo han hecho por lo menos diez veces.
    Lo más significativo, y decidor es el secretismo y el silencio de la Presidenta. Pero eso puede ser la gota que rebalse el vaso.
    Los actuales políticos, y futuros candidatos a consejales, diputados y senadores, y presidente sacan cuentas y recuentas sobre la derramada por los suelos credibilidad de los chilenos. Es como esperar una cosecha sin sembrar, absurdo.
    No podemos negar que el modelo económico tiene una dinámica, y esa es la administración de las ganancias por los empresarios, la mayor de las veces a costa de la pauperización del estado. Para que el modelo siga manteniendo esa dinámica es condición inevitable que alguien pague, para que el empresario distribuya las platas en la modalidad del chorreo.
    Aun habria luz verde para seguir practicando la colusión, la evasión, y el cohecho, a juzgar por los últimos fallos de la corte de justicia. De no ser así se cae el modelo, a menos que se haga una reforma drástica a la constitución para penalizar estos delitos, de lo contrario el modelo a la larga cae por su propio peso.
    Esto lo vieron de antemano los países de la OCDE que también aplican el modelo, precaviéndose en cierto modo de tapar los hoyos y resquicios, mediante revisión y reformas a la constitución. Todo esto se traduce en la practica a que las penas por delitos de fraude y colusión, tienen duración como mínimo, tres y cinco años de cárcel.
    España es la excepción, es por eso que los movimientos sociales exigen ahí reformas a la constitución.
    Resumiendo, el modelo como lo interpreta la clase empresarial y política, es la oportunidad de generar riquezas mediante el fraude al estado, y los consumidores, en eso parecen estar todos de acuerdo, el que no está de acuerdo es el pueblo. Pero según los entendidos eso no tiene importancia, pues la correspondencia entre políticos y la ciudadanía es algo que no existe.

  3. Hernán dijo:

    Gracias Wilson.

    Es verdad que la derecha cree que las reformas son necesarias, pero unas que apunten en sentido contrario al más estado. Y no las hizo, por no tener los votos.
    La NM tiene los votos pero no tiene el necesario grado de acuerdo suficiente con el ejecutivo.
    El ejecutivo no tiene la habilidad política necesaria para unir a su coalición, ni tiene la estatura intelectual que se requiere para elaborar un proyecto de ley sin serios reparos de redacción o de faltas de ortografía en el escaso plazo que a la presidente repentinamente se le ocurra.
    Es una vergüenza que algunos legisladores y ministros se sientan amenazados por los tribunales. Así evidencian, una vez más, que para ellos la ley debe ser obedecida si y solo si los favorece; caso contrario hay que violarla.
    Valores republicanos? Pero si estos consisten precisamente en el imperio de la ley y más precisamente de la constitución por sobre los hombres. Somos republicanos o solo posamos de ello?
    Para gobernar se necesitan los votos necesarios y suficientes. Así podemos pasar la retroexcavadora pues la ley y la constitución así lo permiten. Si no los tenemos hay que conseguirlos. No pocas veces se compran ya que no tenemos la estatura necesaria para convencer, pero el resultado se inclina, lógicamente, hacia el interés del mejor postor. Sorpresa? Ingenuidad del sorprendido?
    A veces anulamos a los que se oponen llevando la lucha política a los tribunales, que son buenos si nos favorecen con la condena de nuestros adversarios y nos sentimos amenazados por ellos si no fallan a nuestro favor.
    La confusión conceptual se da porque lo que es progreso para los unos es retroceso para los otros. Lo que es importante para los unos es irrelevante para los otros. La democracia para unos es lo que permite lograr lo que queremos, pero lo que queremos unos no es lo que quieren otros. Nuestras naciones no logran seguir un camino, cualquiera que este sea, porque no tenemos idea de cómo lograr lo que queremos si no es a la fuerza, eliminando a quienes se oponen, aunque sea en los tribunales o en el campo de batalla.
    Socialismo y liberalismo, son sistemas capitalistas porque sin capital no hay energía, salvo la que existía hasta inicios del siglo XVIII. Sin energía no hay industrias de ningún tipo, excepto la artesanía que solamente podía producir para unos pocos privilegiados. Naturalmente muchos menos que los favorecidos de hoy.
    Ese podría ser un sistema de vida interesante si logramos eliminar algunos miles de millones de habitantes. Unos 6.000 millones talvez? Hay autores que afirman que nuestro planeta sería sustentable con unos 500 millones de habitantes. Otros más audaces calculan que hasta con unos 1.000 millones nuestra Tierra lograría sobrevivir.
    Claro es que habría que eliminar a cualquiera que mostrase indicios de hacer industria.
    Qué otro sistema podríamos intentar que no se haya experimentado por generaciones sin resultados satisfactorios? No digamos que el socialismo no ha sido probado. El comunismo? Cuál? El que crea una elite más restringida aún que el liberalismo? Sería muy bueno siempre que yo perteneciera a esa elite.
    Valores? Qué es eso? Receta para ser practicada por el rebaño mientras lo ordeñamos? Lo que existe en la política profesional son intereses particulares, como nuestros próceres lo muestran con entusiasmo casi a diario Quiénes no?
    Claro que el ideal es que todos los demás actúen éticamente, menos los correligionarios. Así la ordeña arrojará mayores y mejores frutos. Botines?
    Cambio de para digma? En qué mundo vivimos? A lo largo de toda la historia, 30.000 años muestran lo contrario. Cambiar ahora? Para qué? Para ayudar a los representantes del pueblo a comer caviar a costa de las generosas ubres del estado mientras la mayor parte del pueblo que dicen proteger sobrevive con lo poco que chorrea?
    A los que no conocieron el sistemade de reparto anterior a las AFP se les perdona su desinterés por conocerlo. Ellos no pueden decidir responsablemente por estar sumisamente adoctrinados. Pero quienes lo conocimos en Chile y en el extrangero, pudimos comprobar que era unode losbotines más preciados por los correligionarios. Basta informarse del interés de muchos países desarrollados y en desarrollo por abandonar el modelito estatal bien acompañados por la comisión de expertos que el gobierno de la NM contrató para opinar al repecto, como para interesarse en datos duros más que en propaganda política que siempre es engañadora cuando no simplemente mentirosa.
    Nuestros viejos están sometidos a pensiones miserables. Cuánto es miserable? Lo que a nuestros viejos les extraía el estado de sus bolsillos, era el doble de lo que las AFP les roba hoy. Y en aquella época, la mayor parte de esos viejos se quedaba simplemente sin pensión alguna por no tener los requisitos mínimos. En esa época lo viejos vivían 20 años menos que hoy y cotizaban el doble. Es necesario mejorar el sistema: hay que aumentar hasta un 14% la cotización y aumentar la edad de jubilación entre otras cosas. No creo en milagros. Hay que informarse mejor.
    Comprendemos que el odio parido de la izquierda hacia el gobierno militar que impuso las reformas que han impulsado a Chile al concierto internacional, haya modificado su estrategia política colocando en primerísimo lugar el empeño erradicar a Pinochet de la historia en todos los campos, pues el ejemplo de Chile ha hecho retroceder décadas en Latinoamérica y en el mundo el avance de los marxismos. Basta ver lo que ocurre en el añorado vecindario, al que nos hemos aproximado prematuramente, al parecer. Hasta a Evo Morales se le ha entrado el habla; lo que ya es mucho decir.
    Invertir en ciencia? Para qué? Invertiríamos en ciencia si quisiéramos competir. Pero muchos no desean competir. Los socialismos no permiten siquiera la competencia, excepto el marxismo pinochetista de China, una dictadura que pone todo su empeño en proteger el crecimiento agropecuario e industrial. Ellos nos dan lecciones de competencia, en cambio nosotros preferimos la sumisión y la subordinación a los poderes extranjeros. Claro es que los políticos profesionales preferirían someter y ordeñar a un rebaño sumiso, para protegerlos por supuesto, mientras ellos mismos se someten a los odiados imperialistas. Vocación titiritera?

    Un abrazo.

  4. Héctor dijo:

    Wilson, 2016 será un año lleno de desafíos. Nadie dijo que esto iba a ser fácil. Es más, esto es cambio de folio para el mundo. ¿quién nos dijo que ibamos a estar peleando cuotas de mercado en el cobre -, al igual que los petroleros? Comparado con lo que viven nuestros amigos sirios y palestinos lo nuestro es apenas una anécdota. Lo que en realidad me preocupa (pese a lo relativamente mínimo de nuestros pesares) es que nuestro pueblo está en el marasmo y pareciera no darse cuenta. Con el afecto de Héctor.

  5. PPalomo dijo:

    Asi es.
    Cuando Enrique correa, brunner y tironi, los tres maputones que leían en la cúpula política, decidieron que el mercado , es decir el billete, decidía la prensa y , repetían como loros el nuevo evangelio ” no necesitamos una prensa de agitación social ( o sea una prensa con periodismo) necesitamos una prensa que cree un ambiente propicio para los negocios” ya estaba la mitad del trabajo hecho .
    Cerrada la prensa antidictadura, el modelo del milico quedo a cargo de sus nuevos operadores, la Consternacion y la NM

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes